Sobre bioarquitectura

BIOARQUITECTURA: BIO + ARQUITECTURA

Arquitectura: el arte y la ciencia de proyectar y construír edificios.

Eso ha sido la arquitectura a lo largo de la historia; el arte y la ciencia para proyectar y construír edificios. En un principio el ser humano estaba estrechamente unido con la tierra-madre, con la naturaleza, con el medio ambiente y sus edificios también. La arquitectura ha sabido recoger la sabiduría anterior y enterder el entorno natural de generación en generación. Luego, se ha desarrollado técnicamente, estéticamente y compositivamente sobre esa sabiduría, según los estilos y las tendencias de la época.

Pero a partir de la Revolución Industrial y con el sistema basado en el pensamiento económico, se han dejado a un lado los valores sociales, culturales y naturales. Se ha producido un desarrollo desmesurado, dejando en el medio ambiente una huella ecológica enorme.

De esta forma, la palabra “arquitectura” ha perdido su significado original; se ha roto la conexión con la naturaleza, se han dejado a un lado las sabidurías de las generaciones anteriores y muchos de los edificios nos hacen mal. Aunque el significado original de la casa es protegernos, cada vez nos atacan más nuestros edificios y nuestras ciudades. Consumo de energía excesivo, despilfarro de materias primas naturales, materiales tóxicos, síndrome de edificio enfermo, campos electromagnéticos… son presentes en el día a día.

Aún así parece que se quieren recuperar esos valores que se han ido perdiendo y a la arquitectura actual, con el propósito de darle de nuevo el significado de su orígen, se le han puesto nuevos nombres: arquitectura sostenible, ecológica, bioclimática, contemporánea, bioconstrucción, bioarquitectura… Antiguamente  toda la arquitectura era de este tipo y no había que hacer matizaciones. Toda la arquitectura era bioarquitectura. Hoy en día en cambio se le ha añadido el pronombre “bio-”, esto es:

bio-: elemento copulativo que expresa lo relacionado con la vida y  los seres vivos.

bio- + arquitectura = bioarquitectura: arquitectura que reúne una arquitectura tradicional, bioclimática, natural, contemporánea, bioconstrucción,…

En los últimos años el medio ambiente vende mucho y se ha puesto de moda ponerle “bio-” a todo lo que se pueda. Pero todo esto no es una moda, sino una necesidad. La arquitectura siempre tiene que guardar relación con la vida y la naturaleza, tanto para el bienestar del ser humano como para la protección del medio ambiente.

Así definió Gro Harlem Brundtland en 1987 el desarrollo sostenible: desarrollo que llega a satisfacer las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer las suyas. Tiene como objetivo una calidad de vida mayor para todos; para el primer y el tercer mundo, ahora y en el futuro.

 Por lo tanto, y si para conseguir eso hay que añadirle bio- a la arquitectura, añadamosle.

El planeta Tierra es nuestra casa y protegerla el deber de todos nosotros.

Todo lo que hagamos tendrá relación en el desarrollo de la sociedad.